Comunicado de Prensa

"Almohadas del Corazón" que brindan alivio y siembran esperanza

Las mujeres de la organización mundial femenina de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Puerto Rico (Sociedad de Socorro) lograron cumplir su objetivo con las pacientes de cáncer de seno al hacerles entrega formal de almohadas en forma de corazón a través del Hospital Oncológico del Centro Médico en Río Piedras y a la Fundación Susan G. Komen.

El martes 16 de octubre la Sra. Vanessa Cardona Rodríguez, Administradora del Hospital Oncológico del Centro Médico en Río Piedras y la Sra. Odette M. Negrón, Asistente Administrativa de la Liga Puertorriqueña del Cáncer, recibieron 700 de estas almohadas.  Al dirigir palabras de agradecimiento, Vanessa Cardona extendió una invitación para que las mujeres de la Iglesia visiten a las pacientes, pues muchos de sus familiares viven lejos y se les imposibilita acompañarles.

El viernes 19 de octubre, los representantes de la Iglesia, encabezados por los líderes eclesiásticos de las dependencias de San Juan, Toa Baja y Caguas, así como mujeres miembros de la Sociedad de Socorro y el personal de asuntos públicos de la Iglesia, compartieron con la Sra. Carla Sánchez-Silva, Directora Ejecutiva de la Fundación Susan G. Komen y le entregaron 200 "almohadas del corazón".  Durante la visita dialogaron con los miembros de la Iglesia sobre la importancia de la prevención del cáncer.  Además, invitó a las hermanas de la Iglesia para que se certifiquen y sirvan de enlace para orientar a los miembros de la Iglesia sobre la prevención del cáncer del seno y sobre como las familias deben apoyarse ante esta situación.

El entusiasmo y la satisfacción al recibir estas almohadas se hizo sentir de inmediato.  Ambas organizaciones expresaron su agradecimiento por el apoyo que recibieron por las hermanas de la Sociedad de Socorro y los miembros de la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.